Niños soldados

Conociendo la historia de Pratheepa, reconociendo la fragilidad del pasado en su mirada oscura y luminosa, sintiendo la necesidad de actuar para empezar a vivir de nuevo. No sé si alguien, que nunca ha conocido a un niño soldado entenderá la urgencia que hay , que les impide ser indiferentes frente a estas personas; de diez, doce o quince años.

El fenómeno de los niños soldados es una tragedia en todas las guerras, en el pasado como lo es hoy, en Sri Lanka, en el Africa subsahariana, en Siria.

El fenómeno de los niños entrenados para matar y a los que el corazón está anestesiado, no es algo que esté lejos de nosotros. Tal vez nos sorprenda descubrir, gracias a este número de SocialNews, que hay un mundo, justo en nuestro patio trasero, en el que los niños toman las armas y luchan, violentamente, para conseguir su victoria. Ni siquiera el más imaginativo de los videojuegos podría inventar lo que sucede en Campania, Apulia, Sicilia, donde las atroces organizaciones criminales que conocemos marcan bien el territorio.

En los lugares donde la pobreza y la deserción escolar representan la vida cotidiana, el crimen se proselitiza. Todos los involucrados, ninguno excluido. El tema es el más delicado: difícil de hablar, de fuentes directas de difícil acceso, imposible establecer contacto. Aún así, es una historia que tenemos que contar.

Es urgente, nos concierne directamente. Apunta a nuestras conciencias para que nosotros no nos unamos al equipo del inconsciente y decidamos actuar. Un niño nunca debe sostener un rifle cargado. Mucho menos, saber cómo usarlo para matar. La noticia de que los narcos mexicanos habían contratado a un grupo de asesinos ninos a sueldo como “testimonios” reales de los distintos carteles causó sensación. Los adolescentes armados hasta los dientes posaban orgullosamente frente a las cámaras para enfatizar lo genial que es ser parte de un grupo criminal, lo fuerte e invencible que se siente.

El significado de la campaña es “desenmascarar” a los sicarios mostrando sus caras. En general, los asesinos actúan con sus caras cubiertas para no ser reconocidos y actúan sin ser molestados. La elección de mostrar a los miembros jóvenes de los clanes parece estar asociada con un doble mensaje: subrayar la capacidad de su cartel de involucrar a niños dispuestos a morir para obtener dinero y la total falta de escrúpulos de las organizaciones, al enviar a la masacre adolescentes. ¿Cómo se replica en Europa la dinámica de los sicarios mexicanos? ¿Son los latinos los que “conquistan” espacios en nuestras ciudades o nos enfrentamos a un fenómeno que es completamente hijo de Italia?

¿Cuáles son las responsabilidades del estado, incapaz de garantizar a miles de niños un futuro de educación, oportunidades, seguridad y bienestar? ¿Qué puede empujar a un niño a elegir armas, peleas de pandillas, el riesgo de prisión juvenil?

Preguntas que no podemos sofocar frente a los acontecimientos actuales que nos devuelven a la realidad: también existen “niños soldados” en nuestro hogar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *