Africa la tierra prometida

El áfrica no es pobre, al contrario. Esto es claro para los estados europeos desde la mitad del siglo XIX, estos dieron vida al llamado colonialismo moderno o imperialismo; con el fin de explotar los recursos de los países colonizados. La disputa por el áfrica, fue principalmente entre Francia, Bélgica, Gran Bretaña y Portugal. Después de las sangrientas colonizaciones, descolonizaciones y apartheid; el África vuelve a estar en el mirino.

Desde hace un tiempo la Turquía, India, India, Brasil, Rusia y sobretodo la China (BRICST), han dado su atencion al continente Africano. Hoy en día este representa una montaña de riquezas geológicas, esta le permitirá alzar sus tarifas de forma notoria. Si en una época los protagonistas eran los europeos, hoy estamos en otros factores de desarrollo, nace un mundo multipolar complicando los equilibrios geopolíticos sobre todo las llamadas potencias medias.

El presidente turco Erdogan ha dado siempre un particular atención al África. En el 2008 cuando la Unión Africana reconoce el gobierno de Ankara como partner estratégico, en este mismo año se realizó la primera cumbre de cooperación Turquía- África donde se establecieron consultas por parte de los representantes de alto nivel de los dos estados. Este encuentro, entre otros han incrementado el comercio entre las dos áreas, especialmente para la Turquía. Las importaciones de los productos africanos principalmente son el oro, minerales, algodón, madera y cuero.

Sin embargo el interés dado al continente africano es también de carácter religioso, el presidente Erdogan ha decidido poner su atención principalmente sobre la población suní, con el deseo de algún día convertirse en la guía de esta parte del mundo musulmán.

Gracias al veloz crecimiento económico de los últimos años, la India ha hecho importante elecciones sobretodo en política estera: inversiones en el territorio africano. La presencia de la India en África está en un continuo crecimiento discreto, basada en la consolidación de las posiciones y resultados obtenidos. Además el gobierno indiano gracias a los acuerdos con los estados africanos, busca tener  relevancia en los informes internacionales.

Sobre el Brasil, es posible afirmar que desde la presidencia de Lula, las relaciones internacionales se direccionan hacia el África. El presidente Lula vio en el continente africano un buen destinatario para su política de diversificación de las exportaciones y de internalización de las empresas. Las relaciones entre los dos continentes duraron también con la presidencia de Rousseff. De hecho es durante su mandato que el Brasil cancela 900 millones de dólares de débito hacía doce países africanos. No estamos en frente de filantropía, a la cancelación de varios débitos, se hacen importantes inversiones en el continente africano, sobretodo en la industria del petróleo.

En este tiempo quien no se ha quedado inmóvil es la China. El imperio Oriental desde el 2009 a hoy ha invertido en el continente Africano 125 miliardi de dolares. A diferencia de los países occidentales que invierten en cooperación y desarrollo, el gobierno de Pekín prefiere proyectos tangibles como carreteras, ferrovías y edificios. Estos proyectos son financiados con préstamos de la China, y en caso de falta de pagamento, el país es obligado a ceder la infraestructura. Este es el desencadenante de la llamada “trampa deuda” un circolo vizioso, que al ser mal gestionado hay el riesgo de generar una crisis política. Como sucede con la Sri Lanka que cedió el puerto de  Hambantota a Pekín, por falta del pagamento.

La economía de la China, como bien se sabe está en fuerte expansión, por este motivo necesita materias primas.Ha creado en Etiopía tuberías largas 700 km, que llegan hasta el puerto de Yibuti, donde Pekín ya tiene una base militar. Además el gobierno chinese ha decidido poseer la compañía nacional de electricidad Zesco, en Zambia, visto que el gobierno no ha podido saldar el débito de 8 mil millones con la China. Las relaciones chino-áfrica ha tenido un gran crecimiento gracias a la demanda de china por las materia primas y viceversa; la demanda de infraestructura por parte de los estados africanos. El comercio e inversión por parte de la China en África se focaliza principalmente en: madera, agricultura, cobre, cobalto, textil, pesca, platino, hierro, sector militar y energético.

Todavía el interés de Pekín por el África es de carácter geoestratégico. El África representa per la China una apertura hacia nuevos mercados, por lo tanto una oportunidad para expandir la Vía de la Seda, no solo marítima, si no tambien terrestre. El ambicioso proyecto del presidente Xi Jinping consiste  en un enlace de los puertos meridionales de la China con el puerto de Yibuti (Corno de África), a través del Mar Rojo y el Canal de Suez, la China llegará al mediterráneo.

En este panorama multipolare no podía faltar la Arabia Saudita, que la inicio de este año ha anunciado inversiones por 10 mil millones de dólares, principalmente en el sector de los hidrocarburos en Sudáfrica. El ministro de la energía saudita ha declarado que la Arabia Saudita construirá una refinería de petróleo y una plata petroquímica. Además el gobierno de Riyad está interesado en los principales almacenamiento del petróleo del país, y aún más invertir en energía renovable.

La Arabia Saudita mira con particular atención a Corno de África, después de haber tenido un papel importante en el acuerdo de paz entre Eritrea y Etiopía, Riyad quiere el control del área en donde se encuentra una de las vías marítimas más importantes del mundo.

El mediterráneo, recursos, potencia global. Estas son las tres palabras claves que relacionan los países que han desarrollado intereses por el África. La multiplicidad de los actores que dan la atención al continente africano , genera un panorama geopolítico complicado. Los intereses de los estados acompañados con los juegos de poder, la corrupción, y la explotación pone en riesgo de aniquilar el futuro del África. La sombra de lo que se puede definir una nueva forma de colonialismo, que a través de diferentes acuerdos ha unido y está uniendo el destino de África al de otros estados. El África se ha convertido en tierra prometida para todos los paises que ven en este continente  la catapulta, para convertirse en potencia mundial.










Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *