Los socialmedia como necesidades contemporáneas de la humanidad.

Las redes sociales son una de las formas más populares de comunicación en el mundo. Aprender su uso racional y conocer el alfabeto es uno de los pasos fundamentales a seguir, con mayor tenacidad en la salud, debido a los riesgos y beneficios que ofrecen estas poderosas herramientas.
Las redes sociales se han convertido en un vehículo poderoso para aprender a conducir con cuidado; De lo contrario, podría salir de las manos con todos los riesgos asociados. Los riesgos son civiles, penales y éticos; y son ampliamente considerados en los códigos de conducta de la administración pública.
No está claro cuál es el punto de definición de los límites, no hay una red social en los códigos éticos de las profesiones de la salud en muchos países, pero hay algunas referencias a los beneficios de una comunicación bien definida.

Las redes sociales son una oportunidad única para su uso e implementación en los procesos de servicios integrados modernos.
Las redes sociales son la expresión contemporánea de la necesidad de la socialización del ser humano.

El objetivo de las redes sociales es crear contenido para que pueda compartirlos a través de su red social para aumentar la popularidad de su perfil y explorar el contacto con otros perfiles.
En el mundo en rápida evolución de las redes sociales, las redes sociales, las aplicaciones móviles y la ciencia de los ciudadanos, las comunidades en línea pueden desarrollar un acto “interconectado” y “autónomo”, separado de las grandes organizaciones tradicionales.
La lista de Social Health Health Care, por ejemplo, incluye organizaciones relacionadas con la salud que utilizan activamente los sitios de redes sociales para administrar las cuentas de sus miembros, sin duda un fenómeno a considerar.
A nivel mundial, el líder del mercado es la red social Facebook de Facebook; de hecho, es la primera plataforma de medios sociales que supera los mil millones de dólares, tanto en escritorio como en dispositivos móviles. Sin embargo, las plataformas sociales son docenas; son “omnipresentes y extensas, interconectadas y auto-incrementales. El guante social perfecto para un superorganismo múltiple, que es la sociedad contemporánea”.


Hemos analizado lo que, de hecho, aparece como un “nuevo mundo”; se pretende ofrecer una idea de cómo “manejar” la comunicación a través de las redes sociales tanto con personas asistidas como con personas consideradas significativas o simples “ocasionales”. por los servicios nacionales de salud en Europa o en un régimen libre de profesionales (Francia, Inglaterra, Italia). Presentar una prueba a una muestra causal de jóvenes, que están “incluidos” en la categoría de polémica macro de “nativos digitales”. Un conjunto de datos de hombres y mujeres jóvenes de entre 18 y 25 años; Resulta que parecen ser tecnólogos que son conocidos perfectos, perfectos del instrumento, pero que no son capaces de usarlo en la realidad social.
Para ejemplificar. Nuestros hijos, quizás un preadolescente, muy buen piloto en la consola, ¿confiaríamos en nuestro auto? Ponemos la respuesta en manos de las Marcas de La Palisse. O bien los nativos digitales no existen, o usted no entiende lo que este término significa indicar. En mi análisis de veinte años, está claro que el mercado de artículos relacionados está impulsado por el consumidor, nuestros hijos preadolescentes mientras tanto, y los dispositivos que están diseñados para el consumidor son utilizados con frecuencia como herramientas profesionales por adultos y jóvenes. Personas “nativos digitales”.
Sin embargo, estos “objetos relacionados” revisados ​​críticamente, han demostrado deficiencias en los protocolos de seguridad que la tecnología de la salud debe necesariamente prever, y sin un conocimiento preciso del idioma, el riesgo concreto de efectos catastróficos está a la vuelta de la esquina. Estos dispositivos generalmente funcionan en redes no protegidas y envían a los generadores una gran variedad de datos.
Además, mi análisis ha demostrado que es obligatorio indicar canales de comunicación apropiados. Por lo tanto, antes de enviar tweets o compartir una foto o cualquier mensaje social, deberá evaluar el mejor canal para comunicarse con la persona asistida. Debe ser informado de un solo “estado” que le deba preocupar.
Por razones similares, es una buena práctica que las personas asistidas den a conocer, por su cuenta o como parte integral del consentimiento informado, instrucciones sobre las reglas de tratamiento social de cada broca con respecto a su estado de salud.
Recibir un consenso social extendido debe entenderse como una práctica clínica estándar. El consenso no pretende ser una mera formalidad, ya que se encuentra en casi todas las áreas de atención, pero debe articularse proporcionando información clara sobre los beneficios y riesgos asociados con dicha intervención.
A partir de un modelo de síntesis, he llegado a la conclusión de que todos los factores de riesgo para la privacidad comprometida de la persona asistida deben eliminarse claramente. Especialmente el trabajo educativo debe ser cuidadosamente marcado; cuando proporcionamos información cuya validación seudocientífica buscó en Internet, aquellos que la usarán deberán tener cuidado de no compartir involuntariamente los resultados de las búsquedas con terceros, que pueden usarse para fines de marketing, análisis de negocios o fines maliciosos.
Este análisis también permite concretar el enfoque centrado en el paciente, educando a una persona en el momento de mayor fragilidad. Un enfoque proactivo permitiría a los profesionales de la salud aprovechar los beneficios potenciales de este método de comunicación y gestionar mejores aspectos de la responsabilidad profesional.

La organización del hospital actualmente no proporciona un nivel adecuado de seguridad de TI, lo que aumenta la posibilidad de crear una molestia. Además, los usuarios no cifran los dispositivos móviles, que de hecho son “nativos digitales” solo en papel. Estos dispositivos y toda la información contenida en ellos estarán en riesgo. Por esas razones, es esencial que nuestros jóvenes, familiares, estudiantes o personas que acuden a nuestra atención sean guiados y educados para usar dispositivos y redes sociales, con las reglas del centenario de la comunicación, que ciertamente no son de su propiedad. La verdadera locomotora se convierte en el factor cultural.
Varios estudios recientes han demostrado que las redes sociales también son responsables de las formas de depresión, ansiedad, incapacidad para concentrarse, menores niveles de confianza y autoestima, y ​​todo un conjunto de otros problemas de salud mental. Sin embargo, las redes sociales son al mismo tiempo una necesidad primaria de “socialización traducida a medios y medios estratificados”.
Un aspecto no secundario, que no puede ser demonizado, pero merece un estudio multidisciplinario y una investigación continua.

Así nace la necesidad de esta investigación, vista como un cumplimiento natural de un camino de maduración y refinamiento, un manual de emergencia social.
Obviamente, al igual que con cualquier manual, como con cualquier habilidad, los estudios de redes sociales sobre atención de la salud necesitan capacitación continua. Es una actualización continua, porque esta ciencia es material fluido. Como fluida es la sociedad contemporánea, y el comportamiento de cada nodo individual, habla, se concentra en ella.
Por lo tanto, no debemos tener miedo de las redes sociales, pero necesitamos saber cómo manejarlas con extremo cuidado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *