EL PODER DE CÁLCULO DE LOS FUTUROS SUPER PROCESADORES GARANTIZARÁ LA SOSTENIBILIDAD DEL PLANETA

UNA RED DE PENSAMIENTO PLANETARIO FORMADA POR HUMANOS Y MÁQUINAS HARÁ UN CAMBIO MUNDIAL PROFUNDO PRONTO. INTERNET DE LAS COSAS Y LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL YA HOY SON LA BASE DE LA INDUSTRIA 4.0

Vivimos en una era que no tiene precedentes por las grandes oportunidades de innovación que ofrece la tecnología. Sin embargo, tenemos dificultades para comprender por qué. De hecho, es típico de los humanos percibir el mundo de forma lineal.

Esto es precisamente lo que nos impide comprender el crecimiento exponencial típico del mundo tecnológico actual y, por lo tanto, obtener una visión clara y a largo plazo. Los procesos exponenciales son contraintuitivos para la naturaleza humana, evasivos para nuestra mente. En realidad, todos los fenómenos naturales tienen que ver con expansiones exponenciales, enmascaradas, sin embargo, por la inexorable saturación que limita sus efectos y duración: en cierto punto, el crecimiento comienza a disminuir hasta que se detiene y luego decae.

Piense en un estanque cubierto de nenúfares: es, en todos los aspectos, una cubierta exponencial. Sin embargo, esta tendencia nos elude porque el crecimiento es limitado en tiempo y espacio: una vez que se cubre toda la superficie del cuerpo de agua, los lirios de agua dejan de crecer.

Esto normalmente ocurre en la naturaleza: el crecimiento exponencial cesa cuando se agotan los recursos o debido a la descomposición de algún mecanismo biológico que lo hizo posible. Contrariamente a la naturaleza, la tecnología es casi inmune al fenómeno de la saturación gracias a los procesos de innovación que producen tecnologías cada vez más potentes. Si, analizamos el progreso a largo plazo, observamos que los procesos de innovación, preparatorios para la modificación de la estructura socioeconómica, tienen lugar independientemente de la resistencia al cambio a la que se opone la sociedad.

En otras palabras, el proceso de innovación tecnológica es, de alguna manera, imparable. Inevitablemente, la innovación tecnológica también tiene un fuerte impacto económico: cada nuevo nivel de innovación tecnológica le permite ampliar los beneficios derivados de él a una clase cada vez más amplia de individuos. Piense, por ejemplo, en la invención del automóvil con la segunda revolución industrial para llegar a los teléfonos inteligentes modernos de la tercera revolución industrial, poderosas computadoras interconectadas que casi todos pueden usar. Inimaginable solo hace unas pocas docenas de años. También podríamos argumentar que la innovación tecnológica consiste en hacer más con mucho menos, reduciendo los costos de producción para un determinado nivel de rendimiento, y esto sucede cada vez más rápido.

Hasta hace poco, los artefactos dependían de cuatro cantidades físicas: materia, energía, espacio y tiempo. Gracias a la difusión generalizada de las computadoras, la información ahora también regresa.

Gracias a esto, las innovaciones se han seguido a ritmos cada vez más altos para forzar paradigmas industriales y llevarnos a la cuarta revolución industrial, dominada por el valor de los datos, de las tecnologías digitales. De hecho, se habla de “transformación digital”, de cómo, a través de los datos y la información que pueden extraer, es posible transformar negocios u oficios.

Las tecnologías Thimble le permiten crear productos que consumen menos energía, ocupan menos espacio y se producen en menos tiempo y / o son más rápidos en el desempeño de sus tareas. Esta compresión ha alcanzado niveles previamente impensables: la mayoría de los teléfonos inteligentes actuales cuentan con un rendimiento comparable, si no superior, a las supercomputadoras de los años 80.

Para comprender la transformación digital y su poder, solo piense en el precio por kg de bienes. Como hemos hablado de calculadoras, tomemos la primera supercomputadora, la Cray1: costaba alrededor de 1,000 dólares por kg; con descuento, son poco más de 5.000 dólares, el precio por kg de un iPhone X. Afortunadamente, esto pesa solo 200 gramos frente a las 5,5 toneladas del Cray1 y hace mucho más.

Un teléfono inteligente moderno es aproximadamente mil veces más potente que la primera supercomputadora, por lo que el factor de compresión es 200,000 veces mayor.

Si pretendemos extender el uso de nuevos productos, debemos, por razones obvias de costo, usar cada vez menos material y menos energía, así como ocupar menos espacio. Todo, entonces, debe estar disponible en poco tiempo. Al hacerlo, los productos no solo llegan a una población cada vez más amplia, sino que también son progresivamente más sostenibles. Esta tendencia hacia la desmaterialización ya se había observado en la primera mitad del siglo pasado: R. Buckminster Fuller acuñó el término “efemeralización”, postulando que, en la naturaleza, “el progreso va de lo material a lo abstracto”. Posteriormente, reformulará el concepto que define la efímera como el principio de hacer más con menos y menos peso, espacio, tiempo y energía para cualquier nivel dado de rendimiento funcional.

Este principio encuentra una aplicación perfecta en el modelo de producción actual de productos, hecho posible por las nuevas tecnologías de cálculo. Es lo que está sucediendo cada vez más en las industrias. Este modelo ha alcanzado un nivel de madurez y difusión como para desencadenar, como se observó anteriormente, un nuevo paradigma, definido Industria 4.0. Este es el nombre ahora, nunca atribuido internacionalmente a la cuarta revolución industrial. Sin embargo, sería limitante pensar solo en la computadora: esto es solo un simple habilitador de la transformación que, al estar vinculado a los datos, es una transformación de software. Independientemente del sector en el que operan y de los bienes que producen e intercambian, todas las compañías están ahora destinadas a convertirse en compañías de software, por lo tanto, del análisis de datos a través del software que se ejecuta en las computadoras y de los datos que producen y producen mediante la digitalización de objetos (gemelos digitales).

El cambio del material al resumen también determina la consecuencia del cambio del valor del producto al servicio o servicios proporcionados por el producto o, mejor, al resultado garantizado por el producto. Con la digitalización de los negocios provocada por la cuarta revolución industrial, pasaremos de la economía de posesión a la economía de uso. Airbandb y Uber son los precursores más conocidos. La historia de la evolución de las últimas y próximas décadas es y será contada por la compresión de las cuatro cantidades físicas (energía, materia, espacio, tiempo) y por la expansión de una quinta (información).

Pero, ¿hasta dónde podemos llegar con este proceso de compresión? La calculadora más eficiente sigue siendo una calculadora biológica, es el cerebro humano. Pesa 1,5 kg, ocupa un espacio de aproximadamente 1,5 dm3, tiene una potencia informática equivalente a aproximadamente 10 millones de millones de operaciones por segundo y consume poco más de 20 vatios. Con la tasa de progreso actual, alrededor de 2025, el cerebro humano dejará de ser la máquina informática más eficiente del planeta. Para comprender los límites finales de rendimiento físico de las computadoras, uno tiene que lidiar no con las leyes de la física clásica, sino con las de la física cuántica, lo que explica el mundo de lo muy pequeño.

Con la física cuántica, es posible construir calculadoras con una capacidad informática inimaginable hoy en día y con un consumo de energía muy bajo. Cada capa tecnológica no solo es más eficiente y más inteligente que la anterior, sino que, al permitir el desarrollo de redes de comunicación cada vez más extensas, facilita la interconexión de las personas. Si analizamos las grandes innovaciones tecnológicas de la humanidad, comenzando desde el lenguaje y luego desde la escritura para llegar a Internet, lo que notamos es la tendencia natural hacia la globalización del conocimiento. Esta parece ser una tendencia inevitable, no solo un fenómeno acelerado que está formando una red de pensamiento planetario, una red global de retroalimentación instantánea y comunicación global, no solo de humanos, sino de humanos y máquinas.

Detrás de esto están las tecnologías de internet, las redes sociales, la nube, el internet de las cosas y la inteligencia artificial, los pilares de la industria 4.0.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *