Energía verde: los motivos de una Europa incómoda

En todo el mundo, se consumen más de 20,000 teravatios-hora (un millón de millones de vatios-hora) de electricidad cada año, de los cuales aproximadamente 3,200 en Europa. La demanda de energía está aumentando progresivamente y aquellos que tienen la posibilidad de controlar esta necesidad también tienen poder sobre los pueblos.

Varios artículos científicos en el sector destacaron cómo, para obtener la energía necesaria para todo el planeta, sería suficiente cubrir el 2% del desierto del Sahara (un área igual a Portugal) con paneles solares fotovoltaicos o concentrados. Una cobertura del 0,3% sería suficiente para satisfacer las necesidades de Europa. Entonces, la pregunta parece espontánea: ¿por qué seguimos comprando gas y petróleo y, por lo tanto, financiando países que violan los derechos humanos, alimentan conflictos religiosos y producen contaminación que daña gravemente nuestra salud?

Algunos países están tratando de escapar de esta esclavitud. Son ejemplos de estados pequeños como Uruguay, Costa Rica y Nicaragua que ven la “energía verde” como una forma de vida energética más compatible con su pequeño PIB (producto interno bruto). Marruecos se está posicionando en esta tendencia, que recientemente anunció la construcción de la planta de energía solar más grande del mundo. La estación de energía solar de Ouarzazate, que en 2020 producirá 580 megavatios, suficiente para satisfacer el 50% de las necesidades energéticas de todo el país.

Las fuentes de energía renovables (eólica, solar, hidroeléctrica, marina, geotérmica, biomasa y biocombustibles) son las alternativas a los combustibles fósiles (carbón, gas y petróleo) y contribuyen a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. La Unión Europea sobresale en el campo de las tecnologías de energía renovable. Posee el 40% de las patentes mundiales en el sector de las energías renovables y en los últimos 5 años casi la mitad (44%) de la capacidad de producción mundial de electricidad a partir de fuentes renovables se encuentra en la UE. Y ya ha firmado un acuerdo de 345 millones de euros para la primera fase de construcción de la planta de energía solar en Marruecos.

Pero, ¿cuánto saben los ciudadanos europeos sobre los planes de la Unión Europea para liberarse de la esclavitud de los combustibles fósiles y, por lo tanto, de los mercados petroleros de Oriente Medio y el gas ruso? Tal vez deberíamos profundizar en este aspecto y tratar de correlacionarlo con los recientes eventos de geopolítica y conflictos del Medio Oriente: desde la presidencia de Trump, la interferencia rusa en la política occidental, el terrorismo internacional y, por qué no, incluso el nacimiento del Estado Islámico (Daesh). Sí, debido a que la Unión Europea no es un pequeño país económicamente insignificante, es la primera potencia económica mundial, junto con China. Rusia, por ejemplo, vende 17 mil millones de euros de gas por año a la UE. El Kremlin prácticamente no tiene otro cliente para su gas ahora destinado al Viejo Continente, ya que carece de la infraestructura para acceder a los mercados de Asia y Medio Oriente. Por lo tanto, una estrategia “verde” para los estados donde la economía es sustancialmente suficiente en el comercio de combustibles fósiles se convierte en un problema de vida o muerte. Para ser contrastado de cualquier manera.

En Europa, el sector de las energías renovables trabaja para 1,2 millones de personas. La legislación de la UE sobre la promoción de las energías renovables ha evolucionado significativamente en los últimos años y el artículo 194 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea exige que la política de la UE promueva el desarrollo de energías nuevas y renovables. Básicamente, la Unión Europea es el único estado que ha declarado la guerra a las multinacionales de gas y petróleo, pero veamos cómo se llevó a cabo este proceso.

El 10 de enero de 2007, la UE publicó la resolución titulada “Hoja de ruta para las energías renovables – Energías renovables en el siglo XXI: construyendo un futuro más sostenible”. Este texto describe la estrategia de energía verde a medio plazo de la UE. El objetivo es utilizar fuentes de energía renovables para satisfacer el 20% de las necesidades de consumo de energía de la UE para 2020 y establecer la participación de los biocombustibles en el consumo de combustible de transporte para el mismo año al 10%. El 6 de junio de 2012, se publicó la actualización legislativa titulada “Energías renovables: un papel de liderazgo en el mercado energético europeo”. La Comisión ha identificado áreas donde deben intensificarse los esfuerzos para que la producción de energía renovable de la UE continúe aumentando en al menos un 30% para 2030. En particular, se describen estrategias para reducir los costos de las tecnologías del sector, en particular con el fin de aumentar la competitividad con la energía nuclear y fósil, y proceder a la eliminación progresiva de los subsidios a las compañías multinacionales de gas y petróleo.

Por lo tanto, el papel de la Unión Europea en esta guerra energética queda claro, donde Europa es el campeón hacia una mejor sostenibilidad ambiental, reduciendo las enfermedades contaminantes y eliminando la principal fuente económica de los países árabes, aún lejos de las garantías elementales sobre los derechos humanos . El contraataque de Rusia, Arabia Saudita, Qatar, las 7 hermanas y su partidario Trump es igualmente evidente, quien inmediatamente expresó su deseo de restaurar las fuentes de energía fósil eliminadas por la administración Obama a favor de las renovables.

Las ‘Siete Hermanas’ son las grandes compañías petroleras que tienen un monopolio mundial del petróleo. Y sobre ellos debemos recordar un evento que podríamos relacionar con lo que está sucediendo en Europa hoy. En 2012, la sentencia del juicio por la desaparición del periodista Mauro De Mauro, que investigó la muerte de Enrico Mattei, reconoció oficialmente que el propio Mattei fue víctima de un ataque. Enrico Mattei fue un partisano italiano, político y empresario. Hijo de un carabinero, fundó una pequeña empresa química. Pero, sobre todo, como presidente de ENI trató de llevar a Italia a la independencia energética y se enfrentó al poder abrumador de las multinacionales petroleras. El 27 de octubre de 1962, mientras regresaba a Milán de un viaje a Sicilia, el avión se estrelló debido a la explosión de una bomba a bordo.

Han pasado más de 50 años desde ese ataque terrorista y hoy en Europa estamos presenciando ataques terroristas nuevos y más complejos, aparentemente inexplicables o motivados por diversos argumentos religiosos, migratorios y raciales de la geopolítica del Medio Oriente. Pero no solo eso, hay un intento de deslegitimar a la Unión Europea desde el interior al interferir con noticias falsas piloteadas artísticamente para manipular las mentes de los ciudadanos europeos para no comprender el objetivo real: destruir la Unión Europea porque es el único elemento de perturbación en el poder abrumador de las compañías multinacionales de energía fósil.

Como ya sucedió en las elecciones presidenciales estadounidenses y en el Brexit del Reino Unido, la estrategia es ingresar a los sistemas electorales para beneficiar a los sistemas políticos opuestos a la Energía Verde. El objetivo final es enriquecer las fuerzas político-económicas del gas y el petróleo que han logrado dominar el mundo en el siglo pasado, tal como lo conocemos, entre guerras, intereses, violaciones del ser humano.

Desafortunadamente, los soberanos, populistas y “cazadores” de turno son plagiados por la propaganda rusa y trumpista, distraídos con emergencias creadas artísticamente. Todo de acuerdo con las siempre fuertes hermanas del petróleo y con los gobiernos de los estados de los que se extrae la materia prima. La gente sigue confundida y temerosa inmersa en la información falsa de las redes sociales, en las noticias de los ataques terroristas árabes e islámicos. Petrificado, es cada vez menos capaz de comprender que el único elemento contra los llamados “poderes fuertes” y contra el verdadero establecimiento mundial es quién ha implementado las estrategias para garantizar la protección de los derechos humanos, el medio ambiente y la salud: la Unión Europea.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *