La genética es una de las armas secretas para derrotar el tumor del seno

Todo el mundo sabe que el cáncer de mama es el más común en la población en comparación con otros. Es el cáncer más temido del género femenino, pero tambien involucraba a hombres en base relacion con su pareja. Los hombres , aunque rara vez, no están excluidos de este tipo de cáncer y en cualquier caso pueden estar implicados, como veremos, en la transmisión genética de su predisposición.

Digamos que este tumor fue el mayor asesino en el último siglo y ahora no lo es. Como es el cáncer más frecuente, de la misma manera es el que hoy tiene el mayor porcentaje de curación. La tecnología de diagnóstico cada vez más moderna y disponible, llamada mamografía, ha permitido el descubrimiento del tumor de tamaño muy pequeño en porcentajes altos y ha hecho que la cirugía y la quimioterapia estén más dirigidas y efectivas.

El pequeño es un tumor no sólo con características volumétricas de este tipo, sino también con propiedades biológicas que todavía son relativamente poco agresivas y no están inclinadas a expandirse y contraerse con otros células de nuestro cuerpo incluso distantes o en otros órganos. Todavía hay dos problemas: uno biológico y epidemiológico, que, aunque la mamografía líder, en el contexto de la detección, para ser protagonista de un éxito diagnóstico decisivo en la edad media, es decir, después de 50 años, deja una banda de edad, el menor, en el que el cáncer de mama sigue siendo un evento, aunque menos frecuente, dramático y a veces fatal. El segundo problema es psicológico, casi filosóficamente contradictorio: que el tumor, por pequeño y contenido que sea, debe tenerse para derrotarlo.

Una ciencia, con más biológica universal mente que médica, se ha hecho una pregunta: para derrotar este tumor casi definitivamente ¿por qué no lo imaginamos sólo antes de que nazca? Esta ciencia es genética y su reciente aplicación en oncología.

Se ha descubierto que este tumor, junto con otros y en cierto porcentaje, necesita una “composición genética mutada y alterada” en generaciones anteriores para nacer. Seamos claros un cáncer de mama no se puede heredar en sí mismo directamente, pero se puede transmitir la predisposición a tenerlo incluso en generaciones distantes.

Esto se hace mediante la realización de pruebas genéticas específicas, una vez muy costosas y pagadas, actualmente más disponibles y socialmente ejecutables. Se pensaría, sobre la base de todo esto, en realizar estas pruebas a todas las mujeres indiscriminadamente, pero este no es el caso; así como caros y socialmente insostenibles serían dispersos e ineficaces. Sólo unos pocos sujetos tienen la entrada para llevarlos a cabo, ya que el mapeo generacional es bastante complejo. Es el paso delicado pero ciertamente transitable que tiene lugar antes de la indicación y realización de las pruebas: se llama historia genética y ya está disponible para los ciudadanos de muchos lados. El propio médico general ciertamente tiene la primera discreción para dirigir a su paciente al asesoramiento genético.

Es a partir de este último que la indicación se deriva, para determinados casos, a la realización final de las pruebas. Cualquier positividad a una edad temprana requerirá un acompañamiento psicológico, social y cultural adecuado, pero luego conducirá a una gran facilitación en la elección de que las mujeres tendrán que trabajar aún más intensamente con respecto a la prevención primaria, identificados en los estilos de vida de las especies alimentarias y conductuales, con especial atención al tabaquismo; finalmente, y esto es muy importante, para la ejecución de exámenes de mamografía, incluso con Resonancia Magnética en algunos casos, temprano incluso primaria, identificada en los estilos de vida de los alimentos y especies de comportamiento con particular sobre fumar; finalmente, y esto es muy importante, la ejecución de exámenes de mamografía, incluso con Resonancia Magnética en algunos casos, temprano incluso antes de los 50 años.

La investigación genética en este sentido también atenderá cada vez más a la “personalización” del tipo de cáncer, diferente de persona a persona, y permitirá aplicar tantas terapias “personalizadas” cada vez más dirigidas, menos invasivas y más efectivas hasta el posibilidad de poder combatir el tumor con la amplificación y mejora de nuestras defensas naturales, metódicas que lleva el nombre de inmunoterapia.

Este enfoque proporciona una actualidad ya presente para algunos casos y nos ofrece la esperanza concreta de que este tumor maligno generalizado puede tener los años contados con respecto al logro de su completa curabilidad. También lo esperamos para otros tipos de cáncer.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *